Autor Jessica
Artículos

«Querida Jess: mi hijo y su primo se pelean y mi cuñada no entra en razón»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta angustiada nuestra amiga Marivane:

Querida Jess:

Tengo una cuñada con la que siempre me he llevado de maravilla. Nuestros hijos se llevan dos años y siempre se han llevado muy bien, pero este curso han empezado a ir al mismo cole y llevan desde entonces peleándose.

Mi cuñada no atiende a razones, dice que siempre es mi hijo el que provoca y pega (a mí mi hijo me dice que es su primo el que lo hace), y tenemos un ambiente de mucha tensión. Nos pasamos el día discutiendo por WhatsApp y no hay forma de aclarar esto.

Ahora van a cambiar a su hijo a un colegio privado, y el niño le está diciendo a todo el mundo que lo cambian de colegio porque su primo le pega.

Llegado este punto… ¿Qué hago? ¿Le escribo a mi cuñada a buenas, a malas o paso del tema y voy dejando que se colme el vaso?

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

«Querida Jess: mi hijo me ha dado el disgusto de mi vida»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta, angustiadísima, Sidrera desolada:

Querida Jess:

Soy asturiana y, aunque vivimos en Houston, mi hijo es gijonés y pasó aquí 6 años de su vida. Ahora que es más mayor, estamos aquí de vacaciones y como este año la sidra está muy buena le di un mini culín para que la probase.

Resulta que no le gusta, imagina mi disgusto, siento que he fracasado como asturiana y como madre. Necesito tu consejo, no veo cómo ayudarle y me duele en el alma verlo así. ¿Qué puedo hacer para que vaya por el buen camino?.

Sidrera desolada

Mi querida Sidrera, el panorama que me dibujas es desolador. He necesitado leer tu mensaje tres veces, respirar hondo, tomarme la tarde libre para coger distancia y llorar por vosotros.

Para tu hijo es tarde: si con su edad no le gusta la sidra ya no hay nada que hacer. Mándalo a Noruega, dile que va de Erasmus y que vaya a palear nieve a los fiordos. Tal vez allí puedan hacer de él alguien útil para la sociedad pero, si te soy sincera, yo no albergaría para él grandes esperanzas, salvo que, con suerte, cuando vuelva tenga una ruda y poblada barba noruega y pueda pasar el resto de su vida enseñando a la gente cómo se la peina en Instagram.

barba

En cuanto a ti, Sidrera, huye. Huye lejos y no mires atrás. No comentes tu tragedia con nadie: las autoridades están a la que salta y no te dejarían salir del aeropuerto. Lo que has hecho con tu hijo no tiene perdón… Ve a México y empieza una nueva vida. No te molestes en crear una nueva familia: vista tu experiencia como madre capaz eres de criar un niño al que no le gusten los tacos.

Busca un buen convento cristiano, y pasa en clausura el resto de tus días.

Que Dios te perdone, porque yo no puedo.

Un abrazo,

Jess

Transparencia 200x200

No olvidéis que podéis enviarme vuestras consultas a mi página de facebook, al email hablamebajitomama@gmail.com o rellenar el formulario de contacto de esta web. Prometo intentar quitarle hierro a vuestra vida 🙂

Imagen destacada: Ana Hevia

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Relatos

De cuando me fui sola a Alemania para lanzarle unas bragas a Johnny Depp

hollywood vampires

La amiga Coral Gómez, que por otro lao se pasa la mitad de su existencia troleándome en la página (porque la tengo contratada a media jornada como hater), quiere compartir con el mundo el mejor viaje de su vida: cuando se fue de solanas hasta Alemania a un concierto de los Hollywood Vampires, el grupo de rock de Johnny Depp, con la única intención de tirarle su ropa interior a Depp a la cara.

En sus palabras, esto nos cuenta:

Hace un año que mis bragas se quedaron en algún rincón de Mönchengladbach.

En serio, fue una puta locura de viaje. Mi vuelo se retrasó una hora y llegué a Düsseldorf a las dos de la mañana. Estaba acojonada, las 12 y pico de la noche, el aeropuerto vacío, yo sin saber cómo coño iba a llegar al hotel porque aquí la menda había ya reservado un taxi con antelación para ir del aeropuerto al hotel (ole tu chichi!) pero no lo había reservado en el aeropuerto que tocaba (tú eres tonta chica)

Suerte que pregunté a una señora para compartir taxi (una hora de viaje encima). Suerte que me dijo: Ahí tienes un bus que te lleva hasta Düsseldorf. La familia por whatsapp «Todo bien? Ya llegaste?»… «Sí sí, tranquilos» Yo, en realidad, acojonada y diciéndome a mí misma lo estúpida que era por creer que era una buena idea y super mega diver irme por mi cuenta a otro país para un puto concierto. Estúpida Coral. 10 minutos en Alemania y ya me estaba arrepintiendo.

Por suerte llegué a Düsseldorf, cogí un taxi, llegué al hotel. Dormí 6 horas, buffet en el desayuno, me puse las botas para no tener que comer en mucho tiempo y me hice dos sándwiches pa aguantar todo el día, cogí un tren a Münster para estar un par de días con Freya. Y después rumbo a Mönchengladbach. Dos horas de tren.

Después de 7 meses de espera, había llegado el día.

Llego a mi airbnb, majísima ella, con no sé cuántos galgos adoptados (dos o tres de España) que por cierto la tengo aquí agregada (holiiiii Sylvia!), dejo mis cosas, me preparo, me mentalizo. Cargo el móvil a tope. Cargo la batería externa a tope. No veo que haya buses que me dejen donde el concierto (ni veo carteles por la ciudad anunciando el concierto y me empieza a entrar el paniquito pensando que me he equivocado de ciudad o de fecha o de planeta)

Busco en google maps: 7 km de paseo. Casi na. Bueno, tienes tiempo de sobra. A mitad del camino se pone a llover. Casi na. Que además no creáis que fue un paseíto por la ciudad, no no. Después de salir del centro de la ciudad pasé por la Tierra Media y girando a la derecha después de Narnia llego al estadio de fútbol donde es el concierto. Casi na. Total, tengo que dejar la mochila, con mi cámara y mi sujetador que había preparado explícitamente para tirárselo en toda la cara a Manostijeras.

Llego y me pongo casi en primerísima fila, a la izquierda, porque había visto vídeos y él siempre toca en ese lado del escenario. Si es que cuando quiero no se me escapa na. Una hora de concierto con los teloneros (ni puta idea del nombre) que se me hace eterna.

20:00 de la noche. Luces p’aquí y p’allá, una voz de ultratumba anunciando su llegada. Aparece Alice Cooper. Gritos y aplausos. Aparece Joe perry. Gritos y aplausos. Lo que para mí después fueron 24 horas a lo mejor fueron 24 segundos. Aparece Johnny Depp, saluda y sonríe de oreja a oreja.

Coral grita, aplaude (con la chirla me imagino porque las manos las tenía en el móvil) y llora como la subnormal profunda que es. Desde los 13 años viéndolo en el cine. 12 años más tarde lo tengo delante de mis narices y sigo sin creérmelo.

The show must go on. Me pongo a hacer fotos y vídeos y Johnny chupa más cámara conmigo que en toda su carrera con Tim Burton. Venga va, una fotina así rápido a Alice Cooper que está haciendo el mono con el bastón que se trae… PERO CORRE DESGRACIÁ, QUE JOHNNY SE ACABA DE RASCAR LA OREJA, NO TE LO PUEDES PERDER, GRÁBALO!!

En no sé qué punto del concierto, me quedo sin espacio en el móvil. Total que… Galería > Seleccionar X elementos > Borrar. Pim pam. Sin mirar. Sin miedo. A tomar por cleta la biciculo.

Inciso: Acompañadme amigos míos en esta triste historia. Día del concierto: 14 de junio de 2018, Coral se vuelve loca haciendo fotos. 3 meses más tarde, a Coral se le cae el móvil al váter. Ya os imagináis a donde quiero ir a parar. Lo único que me queda es lo que subí a Facebook. Casi na.

Total, que en una hora y media o así de concierto me dio tiempo a llorar, gritar, cantar y alucinar en bucle, con cara de haber visto un unicornio. El concierto se acaba. Ni me llevé una púa, ni le tiré el sujetador, ni hice una foto en condiciones para poder empapelar toda mi casa. Y aún con todo, el viaje, los miedos y los imprevistos, fue la puta mejor experiencia de mi vida. No cambiaría nada de lo que me pasó (excepto, claro está, lo de las PUTAS fotos).

Una experiencia y un viaje que se queda grabada en mi piel. Ya no sólo por el concierto, si no por todo el viaje en sí, desde que me monté en el avión, todo lo hice yo, todo por mi cuenta, unas veces sin ayuda, otras preguntando a mi amiga o a esos alemanes tan majetes. En una semana me di cuenta de que (si quiero, claro) no soy tan puto inútil como me creía. Cambié mi visión del mundo, de la vida y de mí misma. 25 añitos tenía. Never is too late. Aún me llena de orgullo y satisfacción recordar que no me equivoqué ni una vez de tren y transbordo, de los tantos que hice esa semana (pero te equivocaste de aeropuerto al reservar taxi) (cállate) (no, cállate tú)

Y después de un año, me he acordado mil veces de aquel momento. Y tengo a Johnny de fondo de pantalla y cuando me preguntan por la foto, contesto orgullosa: La hice yo. Lo vi en persona. Y se me hincha el pechamen. Y a la semana de volver del concierto, me puse una peli suya (creo que fue A quién ama Gilbert Grape) y pensé: Te he visto. He estado ahí por ti, aunque tú no lo sepas. Y si ya antes me gustaba ver sus pelis, simplemente por el hecho de que salía él, ahora ya ni os cuento.

Y aquí estoy, esperando a que se me aparezca otra oportunidad. Y si puede ser con mil anécdotas e historias imposibles, mejor. Si no, qué gracia tiene?

Sin miedo. El mío camín 🛤💜🍃

Transparencia 200x200

Foto destacada: Coral Gómez. Los Hollywood Vampires en Mönchengladbach, 2018.

No olvidéis que podéis enviarme vuestras historias de viaje a mi página de facebook, al email hablamebajitomama@gmail.com o rellenar el formulario de contacto de esta web. Yo escribiré una narración para compartirla con la clase, y así nos reímos todos 🙂

¡Gracias por compartir!

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

«Querida Jess: mis compañeras y yo nos llevamos muy bien y a mi jefe no le gusta»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nuestra amiga Nada japi raitnau nos cuenta esta semana:

Querida Jess:

Tu consultorio ha llegado en un momento crucial en mi vida. Resulta que en el trabajo somos 5 «apañeras» y un jefe. Entre nosotras somos muy de abrazos y mensajes positivos. Pues bien, resulta que como yo voy solo algunos días de refuerzo les dejo «notitas» con mensajes y dibujos para que los vean al día siguiente, y empiecen con alegría… El problema es que el jefe dice que eso en el trabajo no se hace, y claro, me mina la moral… El otro día medio escondí una nota y él la vio y la estrujó… Dice que no le respeto… Yo creo son dinámicas de grupo pero él no… ¡Una solución quiero!

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

«Querida Jess: no consigo llorar en la graduación de mi hijo»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta Marga, a quien no le importa que todo el mundo sepa lo malísima madre que es:

 

Querida Jess:

Estoy aquí en la graduación de infantil de mi hijo, y por mucho que lo intento no lloro. Y eso que le he escrito una cosa bonita a la seño y todo.

Aquí todo el mundo como si pelara cebollas… ¿Qué hago para disimular que soy un robot?

Gracias de antemano y eso.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

«Querida Jess: Mi hijo no quiere ir bien vestido a su graduación»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta la amiga Marta:

Querida Jess:

Mi hijo se gradúa de sexto de primaria y me dice que él no quiere ir arreglado a su graduación. Que si hace frío va en chándal y si hace calor con un conjunto de esos deportivos de manga corta y pantalón corto. Ni siquiera se quiere poner las playeras más nuevas, ¡que dice que va con las de diario!

Estoy muy preocupada, sus compañeros incluso van a estrenar camisas y bermudas. ¿Qué hago? Estoy muy angustiada. Gracias por tu ayuda

Firmado: una madre preocupada.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Relatos

De cuando me encontré en Brujas con la tuna de Toledo

Imagen 483

Ahora que tengo al bollo pollo durmiendo la siesta encima de su señor padre, voy a aprovechar para contaros la de esa vez que me encontré en Brujas con la tuna de Toledo.

Una asturiana, dos gallegos y un francés entran en un hostal. ¡Que no! Que es broma, que no voy a empezar así el chiste, aunque eso sí que llegó a suceder.

Veréis, yo tenía 22 años casi recién cumplidos, y siempre he presumido de ser el tipo de persona que algunos llaman «afortunada». En primavera de 2006 yo necesitaba con urgencia cambiar mi ordenador, y quiso el destino que me tocara la porra de fútbol del bar. Que yo no tengo ni idea de fútbol, pero tonta del todo no soy y me saqué un sistema estadístico de la manga con el que sabía que tarde o temprano me tocaría la porra. Lo que dependía del azar era la cantidad que me iba a tocar, cuando me tocase… Y el azar quiso que me tocaran mil ochocientos euros. Así que, como necesitaba urgentemente un ordenador, y yo con 22 años era superresponsable, pues me compré el ordenador a plazos y con lo de la porra me fui de interrail.

Me fui sola, por cierto. Mi viaje soñado: me fui con mochila y sin planes. Estuve en Barcelona, París y Bruselas y, cuando unos días después llegué a Brujas, me llevé un revés cuando descubrí que justo estábamos en vacaciones de Pascua, y que el hostel tan chulo que había visto por internet no tenía habitaciones libres, así que pasé una primera noche en un lugar llamado Charlie Rockets y, después, me fui al hostel más escondido de todo Brujas: el Hostel de Passage. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

«Querida Jess: El baile de fin de curso es mañana y mis alumnos dicen que la canción es una caca. ¿Cómo los motivo?»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Pues para hoy tenía planeado contar una historia de viajes, pero me llega esta consulta urgentísima que me veo en obligación de priorizar.

Nos cuenta anónimamente Teacher Acabá:

Querida Jess:

(¡Esta vez no me lo he inventado! ¡Lo ha puesto!)

Querida Jess: Mañana tengo los bailes de fin de curso con mis niños de tres años y hoy me han dicho que la canción «es muy caca, teacher» y no me da tiempo a cambiarla, que puedo hacer para motivarlos? (Los pasos son muy sencillos y se pueden poner en cualquier canción pero Queen no es caca 😭😭😭)

He aquí mi consejo: Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Querida Jess: «Mi hijo no quiere participar en la función del cole. ¿Qué hago?»

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Pues iba a empezar esta tontería de verano con otra consulta, pero al final me he decidido por esta, dado su carácter urgente.

Nos dice anónimamente la amiga Mari Paqui:

Querida Jess:

(Bueno, lo de «querida Jess» me lo he inventado yo, que me hacía ilusión)

Querida Jess:

Este viernes es la actuación de fin de curso del cole de mi hijo. Llevan dos semanas ensayando la canción y ahora dice que él no va, que no quiere participar. ¿Qué puedo hacer?

Después de mucho meditarlo, esta es mi respuesta: Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Parirás con dolor, o cómo infantilizar a una mujer y robarle su parto

LEO (74)

Escribir es muy difícil, a veces. Lo que tienes que contar es tan grande, abarca tanto, tanto, que te sientes con tu teclado como David con su tirachinas frente a Goliat, con la total seguridad de que, hagas lo que hagas y digas lo que digas, será insuficiente.

Y si a eso le sumas que lo que te ha llevado a sentarte frente al teclado es algo que te duele y te cabrea en lo más hondo, se te atascan las letras en los dedos. Es difícil ordenar las ideas con el cerebro lleno de bilis. Y tú sabes que a medida que la ira entra la elocuencia se va yendo, y si se va la palabra no importa cuánta razón tengas o dejes de tener, que la credibilidad la pierdes.

Por eso es tan difícil escribir esto. Porque es hacerlo sabiendo que no lo harás bien. No lo suficiente. Pero no lo suficiente es algo, aunque sea poco. Y poco es mejor que nada. Y, al final, somos muchos pocos: muchas pequeñas voces las que estamos, contenidas de rabia y dolor, dejándonos ver en la red para decir que ya basta.

Esto no ha sido solo una agresión contra una madre que quería parir en casa: es una agresión contra la libertad de todas las mujeres a decidir sobre algo que debería ser tan sagrado e intocable como es nuestra sexualidad.

Y es que es ahí donde hay que poner el foco: esto no puede convertirse, una vez más, en un debate sobre si parir en casa sí o si parir en casa no. No va de eso. Intentemos dejarlo claro desde el principio: parir en casa es legal, es una opción que se recoge dentro de la autonomía de cualquier paciente o usuario. El sistema público de salud no es de uso obligatorio, sino voluntario y si cualquier persona decide llevar su salud al margen del SNS está en su pleno derecho de hacerlo.

Puedes estar más o menos de acuerdo con los partos en casa, pueden parecerte mejor o peor, ese no es el tema aquí. Aunque, sea cual sea tu opinión acerca de ello, dejemos esto claro desde el principio: en un embarazo normal y sano, evidencia científica en mano, el parto domiciliario no tiene mayor riesgo que el hospitalario. ¿Existe riesgo? Sí, porque el riesgo cero no existe: ni en casa ni en el hospital.

Entonces, ¿de qué estamos hablando aquí? De que cualquier persona, CUALQUIER PERSONA que esté en pleno uso de sus facultades mentales, tiene la libertad y el derecho a decidir sobre su salud, sobre a qué tratamientos y procedimientos quiere o no someterse, sobre qué riesgos quiere o no correr, y esa serie de libertades y derechos vienen recogidos, contemplados y, teóricamente, protegidos y garantizados en cosas tan básicas como son la Ley General de Sanidad y la Ley de Autonomía del Paciente. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+