Artículos

“Querida Jess: mi hija llora porque no quiere ir conjuntada conmigo”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nuestra amiga Inmaculada nos comparte su drama:

Querida, queridísima, amada Jess:
Necesito tu ayuda con urgencia.
Este verano me han invitado cinco días a una de esas urbanizaciones súper pijas con piscina donde padres, madres e hijos llevan el mismo bañador de última temporada, porque obviamente no se puede repetir de un año a otro.

Tras la invitación, corriendo y sin perder tiempo me fui a una tienda súper conocida, que dice: ” enseña a todo el mundo el estilo que tenéis tu hija y tu comprando nuestros trajes de baño. Tu hija estará feliz de vestir igual que su madre y para ti será la manera perfecta de mostrarle tu amor”. Guauuu pensé yo y claro imagínate compré un conjunto diferente para cada día.

Total que llegue a casa entusiasmada después de gastarme los pocos ahorros que me quedaban, pero feliz y le enseñé con ilusión sus bañadores a mí hija y le encantaron. Hasta aquí todo bien

Después para rematar la sorpresa me puse a escondidas uno como el que ella tenía puesto y tachannn… cuando me vio empezó a llorar, se cabreo y se quitó su bañador, mientras me decía chichando: mamá no, no, no, no, ni se te ocurra, no pienso ir como tú, porque la más guapa tengo que ser yo.

Desde entonces ha pasado ya una semana y sigue cabreada con sus tan solo 5 añitos y no piensa ir como yo.

Total que si no la convenzo nos quedamos sin vacaciones porque como comprenderás no podemos permitirnos este gran error estilístico y lo que es peor después de leer el eslogan y ver la actuación de mi hija, me empiezo a plantear que no me quiere.

Jess espero tu ayuda. besos
Esta era de las difíciles, PERO vivir en la UE tiene sus ventajas. He aquí mi respuesta:

Mi querida Inmaculada:
Primeramente, ¿estás absolutamente segura de que repartiste los bañadores correctamente? Lo mismo le diste a tu hija tu bikini y luego tú apareciste por el pasillo con un bañador talla 5 años, y de ahí el susto de tu hija, totalmente justificado porque, a ver, entiéndeme, me da igual el tipo que tengas: una señora con un bañador talla 5 es como ver un mamut con las ingles depiladas. Es decir: es raro, por lo menos.
Ahora, si el reparto de bañadores fue correcto, entonces déjame que te diga que has tenido que cometer unos terribles errores como madre para que te salga así la niña. O sea, lo que me están contando es que no solo pretende decidir qué ropa se pone, ¿sino que encima se enfrenta a la autoridad establecida? Estás criando una hippie, amiga Inmaculada. No, peor: estás criando una sindicalista.
Mira, mi consejo es claro: terapia de shock. Mándala al campus de verano de las juventudes de Angela Merkel. Verás cómo cuando lleve dos semanas de dieta a base de bratworst se le pasa la tontería esta de tener ideas propias. Hará lo que sea con tal de conseguir un bocata de calamares.
Si el campus de la Merkel te coincide con los días de vacaciones en Pijovilla, no te preocupes: tú di que a la niña la tienes aprendiendo inglés en Brighton, y ocúpate solo de lucir bañador. Eso sí: asegúrate de ponerte el tuyo.
Espero haberte ayudado.
Un abrazo,
Jess
¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+

Comentarios