Etiquetado como educación
Eventos

Jornadas de Educación Manchaarte

manchaarte

Los próximos 25 y 26 de noviembre, Manchaarte celebra sus Jornadas de Educación en Ciudad Real y creo, personalmente, que no podían estar mejor pensadas.

Yo tendré el honor de estar presente el sábado 26 a las 12:30 de la mañana en la mesa redonda “Otra forma de educar está siendo posible“, en la que participaré como autora de los libros de El Monstruo Curioso. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Lo que mata es el silencio

lo-que-mata-es-el-silencio

Duelen los insultos, los desprecios, los golpes, las heridas. Duelen las risas crueles, las burlonas y las que fingen esconderse detrás de una mano mientras la otra libera un dedo que te señala, para que te miren todos y no quepa duda de que es de ti de quien se ríen. Otra vez.

Duele preguntarse un día tras otro por qué tú, y no otro. Por qué. Qué es lo que te hace TAN diferente. Cuál es tu gran, imperdonable defecto. Qué has hecho mal. Qué daño le has hecho a quién para que la tomen así contigo. Por qué no pueden, simplemente, ignorar tu existencia, si tú sólo quieres entrar y salir y, a ser posible, no dejar de respirar en el proceso.

Duele mirarte al espejo y darte asco. Pensar que eres una persona odiosa y que te mereces todo lo que te pasa. Enfadarte con tu imagen en el espejo mientras lloras y golpeas. Sentarte en el suelo y desear desaparecer, como sea, duele.

Pero, lo que duele, no es lo que te mata. Lo que mata es el silencio.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Libre para ser princesa

libre-para-ser-princesa-iii

Somos las feministas que ellos quisieron tener.

Somos las feministas que crecieron queriendo jugar al fútbol, no porque les gustara el fútbol (que quizá también), sino porque era de chicos. Que querían coleccionar cromos, jugar a las chapas o pegarse puñetazos, porque eran cosas de chicos. Y es bueno ser un chico. Es mejor ser un chico que pegar como una chica, correr como una chica o llorar como una chica.

Ser mujer no era bastante para nosotras, espíritus luchadores, inconformistas. Y no nos quisimos conformar con ser mujeres, porque no era suficiente. Ser mujer es de débiles. Y nosotras, feministas, éramos fuertes como ellos.

Somos las feministas que quisieron ser iguales que ellos. Que quisieron ser igual de grandes, fuertes, influyentes, poderosas y respetadas que ellos. Que quisieron ser como ellos. Las que, para ser iguales que ellos, se convirtieron en ellos.

Tan iguales quisimos ser, que olvidamos ser nosotras. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Las buenas madres NO DAN TETA

Las buenas madres no dan teta

Compartí hace poco un post sobre “esos niños que NO NECESITAN teta”. Para resumir, sobre la lactancia materna, de esa que dura incluso cuando el niño ya tiene dientes, come otras cosas, camina, corre y es capaz de venir a pedírtela a gritos. De esa lactancia que va más allá del año, o de los dos, o de los cinco o los que sean, y que al grueso del mundo le parece algo grotesco y censurable. De esa lactancia que yo practico con mis dos hijos, mal llamada “prolongada”.

Y cuando comparto algo así soy plenamente consciente de que me traerá muchos dislikes, bastante polémica y algún enemigo. ¿Por qué lo comparto, entonces? Porque algunas cosas alguien tiene que decirlas en voz alta. Cuanto más alta mejor. Y hace tiempo que, además de no dejarme comer por lo políticamente correcto, intento obviar lo popularmente apropiado. Aunque lo pague con popularidad.

Se suele levantar un debate, con estas cosas, sobre cuál es la mejor opción, sobre qué pasa con esas madres que no quieren o no pueden dar pecho, con las que lo han dado poco, con las que estivilizan, las que llevan siempre en brazos, las que paren en casa o las que programan una cesárea, todas sintiéndonos buenas. Todas sintiéndonos malas.

Y no.

Lo siento, pero las buenas madres no dan teta. Las buenas madres no dan biberón, ni colechan, ni estivilizan, ni paren en casa, ni programan cesáreas, ni hacen lo que les mandan ni nadan contra corriente.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Ni frío, ni calor. (La que habéis liao, antitaurinos)

antitaurinos

 

 

Cómo son las madres, que siempre tienen ahí guardada una pregunta cargadita de mala leche, por si se acaba el tema de conversación.

Pues mi madre ayer esperó al momento perfecto y me preguntó, como quien pregunta la hora, “¿Has visto la que han liado los antitaurinos?”

Y yo hice un repaso mental express por toda la información acumulada en mi cabeza de los últimos días… ¿Manifestaciones? No. ¿Asaltos a plazas? Tampoco. ¿Agresiones? No, nada. Y entonces cruzan por mi mente en -horripilante- desfile las cadenas de televisión que ve mi madre, y los periódicos que salen en esas cadenas como incuestionables… Ay.
Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Puta

ceda el paso

 

 

Hoy no voy a reflexionar.

Yo iba con mis dos hijos en coche. Un chico, uno cualquiera…

Un chico que podría ser tu hermano, que podría ser tu amigo, que podría ser tu hijo, o que incluso podrías ser tú, se saltó un ceda el paso.

Creo que ni siquiera miró para salir: simplemente tiró para adelante como si estuviera solo en la carretera. Como si estuviera solo en el mundo. Como un asno apaleado, más asno que apaleado.

Le pité para que frenara.

Volanteé para no estrellarme.

Y ese chico se cruzó delante cortándome el paso, se asomó a la ventanilla abierta de su furgoneta de reparto y me gritó “PUTA”.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

CINCO cosas que no he vuelto a decir desde que tengo hijos.

cinco para wls

 

 

No os descubro nada nuevo si os digo que la maternidad (y la paternidad) le pega un giro radical a tu existencia. Que todo en tu vida, por un tiempo indefinido, se pone del revés. Y cuando hablamos de todo es todo. No sólo cambian tus prioridades vitales, sino que también –y no menos importante- las pequeñas cosas que día a día conforman eso que llamas “tu vida”. Poco a poco vas incorporando cosas, no sólo a tu quehacer, sino también a tu vocabulario (que eso bien daría para otro post). Cuando te quieres dar cuenta estás largando por esa boca más frases de madre que tu propia madre, quién te lo iba a decir.

Seguro que a todos se nos ocurren varios ejemplos de ello, pero hay otro cambio más sutil, casi invisible, que también está ahí. Y que a mí el otro día, cuando intentaba hacer zapping espatarrada en el sofá, me estalló en la cara. Estalló en forma de chorro de agua salido de una pistola de la puñetera Patrulla Canina: LAS COSAS QUE YA NO DIGO desde que tengo hijos. Y que, por supuesto, antes daba por sentadas.

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+