Etiquetado como humor
Artículos

Cosas ridículas que te pasan cuando decides PARIR EN CASA

Así, sin ningún orden particular.

  • El médico de cabecera se niega a darte una receta de vitamina k (¡vitamina k!) para el bebé porque “él no se responsabiliza de un parto en casa”.

confused wtf girl

  • En el registro se vuelven locos cuando les pides la hojita amarilla para inscribir al niño “porque eso te lo dan en el hospital cuando nace el bebé”.

Yo: Es que no voy a parir en el hospital, voy a parir en casa.

Funcionario:

wtf funcionaria

20 minutos para que viniera la supervisora a darnos el papel. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

10 cosas con las que NO voy a perder el tiempo en esta maternidad

no perdere el tiempo en esta maternidad

Cuando tuve a mi segunda hija, me di cuenta de cuántas cosas inútiles y accesorias me habían hecho perder tiempo, energía y dinero al tener a mi primer bebé. Desde el quinto mes de embarazo, en que me gasté setecientos eurazos en uno de estos carros tres es uno (del que luego, esencialmente, usé solo el huevito). Me consta, por cierto, que no soy la única.

A punto de nacer la segunda, me decía mi madre “Hija, ¿pero todavía no has preparado nada? ¿O ya lo tienes todo?”. Y le decía yo, toqueteándome: “A ver: dos tetas, dos brazos… Sí, mamá, lo tengo todo“. Y, básicamente, es así.

Cuando nació mi mayor, salir de casa era un despliegue de medios que rozaba el ridículo de manera constante, para caer de lleno en el más absoluto absurdo cuando me descubría a mí misma guardando el silbato aquel para sorber los mocos, “no vaya a ser que le den mocos, madremía”. Cuando nació mi pequeña, agarraba niña y bandolera, un par de pañales al bolso (al bolso, al mío, al normal) y a correr. “Dos tetas, dos brazos, dos pañales… Sí, lo tengo todo“.

Me di cuenta entonces de que, como dicen, la experiencia es un grado, y a veces ese grado te hace simplificar y disfrutar mucho más, porque te vas librando de todo lo que no hace sino complicarte la vida y dificultar que te centres en las cosas divertidas y realmente importantes, que es, al fin, en lo que debería basarse la maternidad/paternidad: en disfrutar de nuestro tiempo con nuestros pequeños, que serán pequeños poco tiempo. También me planteé que, si esta “despreocupación” es progresiva según se van acumulando retoños, cuando yo nací, siendo la pequeña de cinco hermanos, probablemente me soltaron en el estanque de los patos y fueron a recogerme un día a los tres o cuatro años, a tiempo para el primer día de cole.

Total, que dándole vueltas a esta idea estoy pensando que, aunque yo de por mí ya soy muy simple, seguro que puedo simplificar aún más. Y he estado pensando en cosas que NO ME HARÁN PERDER TIEMPO absurdamente en esta, mi tercera maternidad. Y me las apunto, no vaya a ser que a mi cerebro de placenta le de por olvidarlas al parir. Así que NO VOY A PERDER EL TIEMPO… Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos, Relatos

“El efecto lavadora”, o el sutil arte de perder el tiempo dando vueltas sin sentido

el efecto lavadora

Día Estándar. Hora Solar: 16:07 p.m.

Voy a aprovechar que hace sol para lavar el edredón, que así por la noche estará seco. Pongo la lavadora. Programa rápido. En media horita lo tiendo.

– Mamá, ¿nos pones ‘Charlie y la fábrica de chocolate’?

– ¡Claro!

Me siento en el ordenador. Oye, ¿qué sería del niño que hacía de Charlie? ¡Voy a hacerle un post!

Suena el whatsapp. Mi sobrina, que ha encontrado el amor verdadero en Tinder. Otra vez.

A ver, cómo se llamaba el niño este… Googleo: R-E-P-A-R-T-O-C-H-A-R-L-I-E-Y-L-A-F-A-B… Autocompletar. Freddie Highmore. ¡Anda! ¡Míralo qué guapete está! ¿De qué año es este chico? Del ’92… ‘The Good Doctor’. Uy, esto es de lo nuevo de Netflix o algo, ¿no? ‘Bates Motel’. Sí, sí, suena a Netflix que te cagas.

Voy a ver en Netflix si sale. Ostras, ¿y esto que tiene tan buena pinta qué es? ‘El alienista’. Esto es nuevo. ¿Es peli o es serie? A ver… ¡Es serie! ¿Ese es Jude Law? Parece Jude Law haciendo de Watson. Pues sí que tiene buena pinta… Jo, entre estos y HBO me buscan la ruina. ¡Anda!

– ¡Chicos, mirad! ¡Han hecho una serie de ‘Bebé Jefazo’!

– Mamá, ¿cómo se escribe ‘Pijamask’?

– Pues pe… Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tú también vas a tener… CUERPO DE SEÑORA

Cuerpo de señora

A mí me parece que todos tenemos una idea clara de lo que es un cuerpo de señora. De señora normal, vaya, como puede ser tu madre, o la mía, o la abuela de cualquiera. Pues ese cuerpo, oiga, no aparece de repente.

Una no se acuesta un día siendo un pibón y se despierta a la mañana siguiente con el ombligo entre las tetas y la bolsa del Carrefour en la cabeza, por si llueve. Conseguir un cuerpo de señora es un proceso lento y paulatino, que empieza, probablemente, el mismísimo día que te encuentras la primera cana.

Tú no te acuestas un día con una melena negra como el ojal de un orco y amaneces con un mocho de fregar en la cabeza. Te aparecerán, una a una, como las antenas de Casimiro. Y aunque tú intentes seguir pareciendo afable y lozana, empezarás a dar repelús. Como Casimiro.

casimiro

Y la papada… ¡Ja! A ver si te crees que un día te vas a la cama con el perfil de una figurita de cristal soplado y te levantas convertida en pelícano. No, maja, no. Tú un día vas a mirarte las ojeras al espejo, como todas las mañanas, y te ves ahí una marca justo detrás de la barbilla que antes no estaba. Y piensas “Bah! Habré engordado un poco. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos, Relatos

CONVERSACIÓN ENTRE MIS ÓRGANOS: ¿Qué cenamos hoy?

Mis organos debatiendo2

Transparencia 200x200

Estómago: Tengo hambre. ¿Cenamos ya?

Cerebro: Sólo son las 9.

Estómago: Pero es que yo tengo hambre.

Parpados: Aquí hoy chapamos temprano…

Cerebro: Bueno, entre que preparamos y tal nos dan y media… Ok. ¿Qué te apetece?

Estómago: Chocolate.

Páncreas: Hace una hora que te comiste un donut. No doy abasto.

Estómago: Chocolate.

Páncreas: Que no me toques los cojones.

Estómago: Chocolate.

Cerebro: No podemos cenar chocolate. Algo sano.

Estómago: Ensalada.

Cerebro: Ok.

Estómago: Con chocolate.

Páncreas: ¡Tus muertos!

Cerebro: ¡Que no!

Estómago: No estáis contentos con nada.

Cerebro: A ver qué hay en la nevera.

Intestino: Algo ligero, por favor, que tengo atasco.

Nariz: ¿Qué es lo que huele?

Cerebro: El cabrales.

Nariz: No, no. Queso no es. ¿Es carne?

Ojos: Vemos pollo. Parece rancio.

Cerebro: Es una trasera de pollo. Está a punto de ponerse malo. ¿Lo hacemos al horno?

Intestino: ¡Eh! ¡Los experimentos con gaseosa!

Estómago: ¿Al horno? ¡Pero yo quiero comer ya!

Cerebro: A tomar pol culo. Vamos a hacer el pollo. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

¡Uga, uga!

uga uga 700x400

Pues es que si no le doy un garrotazo en la cabeza ya me dirás cómo me la llevo.

Pues es que si no la arrastro de los pelos ya me dirás cómo la meto en la caverna.

Pues es que si no la obligo a ver si no cómo la monto.

Pues es que si no quiere que la tomen por puta que no se vista de colores. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

La Ley de Conservación de los Lego

file0001439730330

He descubierto, un poco de casualidad, una nueva Ley Física que me gustaría compartir con todos vosotros, porque creo que podría ayudaros a tener consciencia y aceptar que hay cosas que escapan a nuestro control y, por ende, quizá mejorar un poco vuestra calidad de vida.

Durante estas navidades, en las horas de juego (y de descanso) con mis hijos he tenido la oportunidad de observar un fenómeno que, aunque venía sospechando desde hacía tiempo, nunca había estudiado con detenimiento y que ahora me ha permitido desarrollar una hipótesis:

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

#yosoyunamwlf

madre-de-stifler

He leído por ahí un artículo sobre lo feos y deprimentes que son los pechos caídos. Ay, que asquete, sí. Tetas que cumplen años y cambian a la vez que sus dueñas. Habrase visto. Malditas insolentes…

El artículo planteaba dos problemas: la edad y la maternidad, los dos aliados de los pechos caídos. Son inevitables (al menos cumplir años, y no es que sea inevitable, sino que parece mejor que la alternativa). Pero seguro que se puede hacer algo para borrar el rastro de ambas, edad y maternidad. Porque ya sabéis que, gracias a American Pie, la mujer moderna tiene un gran objetivo: ser una MILF. Una “Mom I’d Like to Fuck” (aunque poco tiene que ver lo que ahora se llama MILF con lo que representaba la madre de Steve Stifler). En español, una MQMF, una “Madre Que Me Follaría”), atractiva y apetecible incluso para los más jóvenes. Y digo yo…

Pero vamos a ver, chiquitín, ¿quién te ha dicho a ti que a mí me interesa que me quieras to fuck? ¿Quién carajo eres tú y por qué crees que necesito tu aprobación, pequeño machistillo? ¿Sabes qué? Yo no soy una MILF, yo soy una MWLF. Y te voy a explicar la diferencia:

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

13 Poderosas razones para cerrar tu cuenta de Facebook

no-vuelvo-a-mirar-el-facebook-700x425

La era de la comunicación digital es maravillosa. Ofrece oportunidades que antes no podíamos ni imaginar. Sin ir más lejos, las paranoias mentales de una cualquiera, como puedo ser yo misma, que hace veinte años nunca habrían salido del cajón donde escondía mi diario, ahora son compartidas cientos (¡o miles!) de veces a través de la red. Un mundo, un universo, infinitas cuerdas de posibilidades que se abren ante todos y cada uno de nosotros, a diario. Para dar y recibir. Para absorber y regalar. Bendita magia de internet. Bendita y maravillosa tecnología que nos regala tanto cada día… Hasta que ves a tu mejor amigo publicando una absoluta gilipollez en su muro, y dices “Pfffffff… No vuelvo a mirar el Facebook”. Y tienes toda la razón. Y la volverás a tener mañana, y al otro. Un zasca tras otro. Por eso, hoy presentamos…

13 PODEROSÍSIMAS RAZONES PARA CERRAR TU CUENTA DE FACEBOOK (porque diez eran pocas).

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Pareces gilipollas: las tonterías que hacemos cuando empezamos a salir con alguien.

estoy-con-un-estupido

Cuenta la leyenda que, cuando llevas mucho tiempo saliendo con alguien, en la intimidad de la pareja existen las guerras de pedos, e incluso os podéis hasta reír de ello. Pero desde la primera cita hasta los eructos con dedicatoria hay un camino a recorrer, y en los inicios nadie se libra de hacer auténticas TONTERÍAS para no espantar al folloligue.

Yo la otra noche acababa de dormir a mi peque y estaba respirando despacito para no despertarlo, y me vino como un flashback un repaso mental de todo lo que hacía cuando empecé a salir con mi chico. Y sí: parecía gilipollas. Lo hablé con el equipo de Loversizers y sí: TODOS parecemos gilipollas. Seguro que tú también. Y si no a ver cuántas de estas no has hecho:

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+