Etiquetado como Tips para la paz mental
Artículos

Tip #6: No hace falta tener una opinión sobre absolutamente TODO

Tip 6

Pero vamos a ver, ¿qué está pasando aquí? ¿Nos hemos vuelto locos o qué?

Miles, qué digo miles, ¡cienes y cienes de temas existen! No puedes tener una opinión formada sobre todo. Ni hace falta. Ni es sano intentarlo. ¿O pretendes implosionarte el cráneo? Mira, no. No es justo pretender tener tiempo para separar paja y grano de la retahíla de información que haya sobre cada dilema existencial que acucie a la humanidad, que bastante tienes ya con separarle al mayor la zanahoria de las lentejas, hombreporfavor.

Existe mucha información, sí. Pero es que si te paras a empaparte de todo lo escrito sobre cada cosa opinable no haces vida, ni comida, ni las camas -lo cual plantea ventajas, no lo niego-, pero no se puede, Mari: hay que salir a la calle, que te de el aire, hablar con personas. ¿Sobre qué? Pues sobre lo que sea, incluso si es sobre un tema del que no tienes opinión. Debería estarte permitido no tener una opinión sobre un tema, por muy serio que sea. Porque, ¿sabes que es peor que no tener opinión sobre algo? Sí, lo has adivinado: opinar sin tener ni puta idea. Como el mongolo de tu cuñao. Así que yo te libero: NO, NO HACE FALTA QUE TENGAS UNA OPINIÓN FORMADA SOBRE ABSOLUTAMENTE TODO.

Además, que parece que si no te polarizas en un extremo ya nada vale, y esto no es así: el mundo está lleno de grises, de matices, de posibles, y bailar entre los extremos dependiendo de la circunstancia es perfectamente válido muchas veces.

– ¿Y tú qué opinas de la gestación subrogada? Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tip #5: Muerte al bienquedismo

Tip 5

Es el gran mal de nuestra sociedad: el bienquedismo.

Bueno, al menos es uno de los grandes males.

Cuando yo era chavalita y trabajaba en hostelería tuve un encargado que era genial, Lauri, que recuerdo que una vez me dijo: “Tía, vaya bienqueda que eres”, y yo recuerdo que sonreí preguntándome sin entender nada por qué me lo decía como si fuera algo malo. Pero ahora ya lo sé. Voy aprendiendo.

Existe un término medio entre decir las cosas a malas -ya sabes, esa gente de “es que yo voy con la verdad de frente y por eso caigo mal”, que tú dices “No, perdona, caes mal porque eres un grosero insoportable, un bocachancla y un faltoso, maleducadoloscojones”- y no decir nada en absoluto porque “no quieres herir a la gente”. Detrás de este “no querer herir a la gente” muchas veces se esconde un “me da miedo no tener razón” o “no quiero parecer grosero/a porque tengo educación”, que también hay que estudiar eso, ¿eh? Pero las cosas, Mari, hay que decirlas.

Hagamos una pausa para publicidad: Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tip #4: Que no te defrauden DOS veces

Tip 4

Este es SÚPER IMPORTANTE.

Tú no puedes evitar que exista gente mala en el mundo. Tampoco puedes evitar que la gente buena a veces haga cosas malas (con mayor o menor consciencia de que están haciendo algo malo). No puedes evitar esas cosas, porque no dependen de ti. No puedes controlar a los demás, ni creo que sea mentalmente sano intentarlo.

Lo que sí puedes controlar es quién dejas que se quede cerca en tu vida.

No te aferres a las personas que te desestabilizan. A quienes intentan joderte, incluso cuando tú las has ayudado. A las que simplemente encuentran entretenido intentar hacerte de menos, o humillarte o incluso perjudicarte.

No te obceques con el “todo el mundo merece una segunda oportunidad”. Pues mira, no. Todo el mundo, no. Dependerá de quién. Dependerá de qué. Y, sobre todo y por encima de todo, que no se te olvide: no te corresponde a ti darle A TODO EL MUNDO su segunda puta oportunidad. Hay siete mil millones de personas en el planeta: que busque la redención haciéndolo mejor en su próxima relación. No es responsabilidad tuya salvar a todo el mundo, coño. Si tienes que gastar energía en alguien, que ese alguien merezca la pena, porque la energía y el tiempo que le dedicas te lo quitas a ti y a tu familia. Y si te defrauda una segunda vez no será culpa suya: será tuya.

Ya está bien de confundir ser una buena persona con dejarse pisar. No es hijoputismo: es autopreservación.

Transparencia 200x200

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tip #3: Sé amable

Tip 3

Dirás que este es para la paz de los demás, pero no, no. Es para ti. Y yo te explico:

La amabilidad que proyectamos no tiene que ver con los demás, sino con lo que sentimos en ese momento. ¿Alguna vez has probado a reírte a carcajadas sin motivo? Al final, terminas riéndote de verdad. Con la amabilidad sucede lo mismo: es una proyección interior. Si mantienes la calma por fuera, esa calma acaba penetrando e invadiéndote por dentro, ayudando a sosegarte.

Además, por supuesto, existe un componente externo: Si la persona que tienes delante es amable, entonces merece que sean amable con ella en respuesta. Si la persona que tienes delante es una amargada de mierda, nada le joderá más que ver que tú eres amable y luminosa y que no es capaz de contagiarte su puta amargura de mierda. Es un 2×1. Todo ventajas.

Transparencia 200x200

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tip #2: Los debates son mejores cuando sabes que te puedes equivocar

Tip 2.2

Hay gente que no sabe perder una discusión. No seas como ellos. No merece la pena.

Como ya sabes, porque has leído el Tip #1, te puedes equivocar, siempre, y no pasa nada. Equivocarte no te convierte en peor ser humano. “Perder” un debate, tampoco. ¿Sabes quién es peor ser humano? El que no sabe perder, ese. Tú no, que estás dos tips más cerca de la paz mental que él.

La cuestión es que si abordas el debate con el único propósito de tener razón, te vas a perder la parte dialogante y enriquecedora. Solo afróntalo asumiendo que puedes no tener razón (aunque sepas que eso es imposible) e intenta no perder los nervios: las cosas se ven más claras desde una mente tranquila que desde unas vísceras cáusticas. Y si el otro pierde los nervios es su puto problema, no el tuyo.

En serio: los debates son terrenos que pueden ser enormemente nutritivos. Incluso si eres tú quien tiene razón (suponiendo que la razón pertenezca en exclusiva a una parte), seguro que puedes incorporar algo positivo a tu saber si sabes bien cómo mirar. A lo mejor aprendes un dato. A lo mejor aprendes a mantener conversaciones de besugo. A lo mejor se te ocurren varias formas de localizar y destruir una propiedad ajena, quién sabe. Algo, qué sé yo. Quédate con lo bueno.

Transparencia 200x200

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

Tip #1: Te puedes equivocar

Tip 1

Te puedes equivocar siempre, en cualquier circunstancia.

Con tu pareja, cuando juras que tú no tienes la llave del coche y os mareáis buscándola por toda la casa y al final era verdad que la tenías en el bolsillo de tu chaqueta.

Con los niños, cuando pierdes los papeles y mientras alzas la voz estás siendo consciente de que estás perdiendo los papeles y no te gusta.

En el trabajo, cuando se te cruzan dos datos y no te das cuenta y tiras pa’lante y luego tienes que deshacer el entuerto e invertir el triple de tiempo (o dinero, o esfuerzo, o todo).

Con el fulano random, que te dijo que esto era así y tú juraste que era asá y al final, mátame camión, sí que era así.

En el super, cuando vas a por un par de litros de leche y sales con una compra de 40€ y sin leche.

Estudiando, cuando se te olvida si primero se hacían las multiplicaciones o las sumas.

Te puedes equivocar. Y NO PASA NADA. El problema de equivocarse, el único problema REAL de equivocarse, es que nos han enseñado que equivocarse está mal, pero no es verdad. Equivocarse es parte de aprender, es normal, somos personas. Lo realmente jodido de equivocarse es enrocarse en la equivocación, negarla, intentar ignorar que existe (cuando sabemos que sí) y no ser capaces de decir: “ESTABA EQUIVOCADA”.

– Joder, cari, perdona, estaba convencida de que no estaban en la chaqueta.

– Chicos, perdonad, he perdido la paciencia. No ha sido culpa vuestra.

– Vaya, me equivoqué con los paquetes. A ver qué soluciones puedo plantear.

– Ostras, Fulano, pues no tenía ni idea de este dato.

– Beber mucha leche es malo, le echo al café el doble de azúcar y ya está 😅 Venga, no: dejo las bolsas en el coche y vuelvo a por la leche, no problem.

– A mí es que lo que me gustan son los sudokus. Y, además, está San Google.

Y ya está. Y no pasa nada. Te equivocaste: se reconoce, se soluciona lo que haya que solucionar, se piden disculpas si hace falta y a otra cosa mariposa, que no es el fin del mundo, joder.

Transparencia 200x200

 

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

52 tips para la paz mental

Tip 1

Si algo tiene este mundo revoltoso es que, casi a diario, se pone a prueba nuestra paciencia.

Un día son los niños, otro día un cuñao, otro tu pareja, otro la ITV, otro tu madre que no te peinas… Y cuando parece que todo está en calma ¡BAM! se le rompe un asa a la bolsa del súper en mitad de la escalera.

Pero, ¿sabéis de qué me he dado cuenta? De que te lo tomas de otra manera si te propones afrontar cada imprevisto/contratiempo/maldicióngitana/loquesea como una oportunidad de llevarte al extremo para aprender y mejorar. Como cuando haces estiramientos y cada vez levantas la pierna un poquitiiiiiiiiiiiito más. Que es prácticamente imperceptible, pero que tú sabes que está ahí porque te pincha.

Y me he planteado, como propósito de año nuevo que empiezo hoy día 24 porquecomosiempreempiezotarde (con lo que el propósito de “no hacer las cosas tarde” ya se me ha ido a la mierda), sintetizar al menos UN aprendizaje cada semana para respirar hondo, sentir que llevo las riendas y hacerme ilusiones pensando que, cada vez, estoy un poquito más cerca de la paz mental, y recogerlos en la increíble, maravillosa e irrepetible colección…

52 TIPS PARA LA PAZ MENTAL

A cada uno le haré una pequeña entrada y un minipost en facebook (que tampoco es plan tirarme la vida con esto) así, a modo de recordatorio. Aquí los compilaré todos y cada imagen llevará al post del tip. A ver si no me canso antes de llegar al diecisiete :/ De momento saco los cuatro primeros a bloque, para ponerme al día.

Aviso legal: no puedo prometer compatibilidad entre todos ellos ni coherencia de ningún tipo. Avisadas/os estáis. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+