Artículos, Eventos

Así ha sido el lanzamiento de mi último libro :)

collage portadas

Pues el pasado día 10 se lanzó mi último libro, Come chocolate y no discutas con idiotas, y -no os voy a engañar- quiero hacerle una entrada en el blog porque lo tengo paradito desde julio que me fui de vacaciones, pobrete mío.

Este precioso libro mío, que contiene 52 tips para la paz mental, está editado por Martínez Roca, sello editorial del Grupo Planeta, así que os podéis imaginar el nivel de emoción que ahora mismo manejo, sobre todo teniendo en cuenta cómo ha ido su primera semana en el mercado.

Me han pasado un montón de cosas geniales: Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: mi hija adolescente está enfadada con su pelo”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos llega esta consulta de una madre confundida:

Alooo, consultorio super Pop??

(De ahí lo de la madre confundida, que no sabe ni que esto no es la Súper Pop ni que no estamos en 1995, pero venga, dale igual)

Tengo una aborrescente de 17 años medio loca por los exámenes de la EVAU ( selectividad quedaba mejor) y medio croqueta (por no decir empanada) por la edad. Le he invitado a la pelu y me he gastado 70 pavazos y ahora va y me dice que mañana se tiñe o se lo corta porque no le gusta el color😫 que ella lo quería moreno y le han puesto rubia. Le pregunto que entonces qué le había dicho a la peluquera que le hiciera y me dice que lo que ella quisiera🙄🤦‍♀️🥴  No sé si regalarla con un lacito, comérmela o mandarla a la patagonia de un puntapié 🥴😅

Agradecería opinión pública o el comodín de la llamada🙄🤦‍♀️🤣🤣🤣

Miriam

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Relatos

Olía a sangre y caramelo…

LEO (63)

Hola, amor mío. No tenía pensado sentarme hoy a escribir, porque tengo mucho que hacer y, además, no me gusta escribir “por obligación”. Ya sabes: fechas señaladas, eventos especiales… Esas cosas. Pero es que me apetece mucho contarte algo, así que siéntate a leer. Te voy a contar una historia:

Durante días, la casa olió a sangre.

Huele bien, ¿sabes? Es que estamos acostumbrados a que nos digan que, de alguna manera, la sangre es mala porque donde hay sangre han pasado cosas horribles, pero no es cierto. La sangre es lo que somos. Es, de hecho, lo que nos nutre y mantiene vivos. Y sí… Huele bien. Huele a vida.

Durante días, la casa olió a sangre y calor, como a galletas y a caramelo. Olía a parto. A vida recién estrenada. Después no. Después olía a leche dulce y a sudor. Era una ola de calor. Una de tantas. Ahora, escribiendo, me pregunto si cuando tú tengas edad para leer esto habrá muchas más, y se me encoge un poquito el corazón. Y sí… Olía a leche dulce y a sudor. Aún huele así. Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: mi hija llora porque no quiere ir conjuntada conmigo”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nuestra amiga Inmaculada nos comparte su drama:

Querida, queridísima, amada Jess:
Necesito tu ayuda con urgencia.
Este verano me han invitado cinco días a una de esas urbanizaciones súper pijas con piscina donde padres, madres e hijos llevan el mismo bañador de última temporada, porque obviamente no se puede repetir de un año a otro.

Tras la invitación, corriendo y sin perder tiempo me fui a una tienda súper conocida, que dice: ” enseña a todo el mundo el estilo que tenéis tu hija y tu comprando nuestros trajes de baño. Tu hija estará feliz de vestir igual que su madre y para ti será la manera perfecta de mostrarle tu amor”. Guauuu pensé yo y claro imagínate compré un conjunto diferente para cada día.

Total que llegue a casa entusiasmada después de gastarme los pocos ahorros que me quedaban, pero feliz y le enseñé con ilusión sus bañadores a mí hija y le encantaron. Hasta aquí todo bien

Después para rematar la sorpresa me puse a escondidas uno como el que ella tenía puesto y tachannn… cuando me vio empezó a llorar, se cabreo y se quitó su bañador, mientras me decía chichando: mamá no, no, no, no, ni se te ocurra, no pienso ir como tú, porque la más guapa tengo que ser yo.

Desde entonces ha pasado ya una semana y sigue cabreada con sus tan solo 5 añitos y no piensa ir como yo.

Total que si no la convenzo nos quedamos sin vacaciones porque como comprenderás no podemos permitirnos este gran error estilístico y lo que es peor después de leer el eslogan y ver la actuación de mi hija, me empiezo a plantear que no me quiere.

Jess espero tu ayuda. besos
Esta era de las difíciles, PERO vivir en la UE tiene sus ventajas. He aquí mi respuesta:

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: me ofrecen dinero por fotos de mis pies”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta, pensativa, nuestra amiga Cenicienta:

Querida Jess:

Hace unos meses mi señor marido publicó un anuncio para buscarme trabajo los fines de semana como camarera (lo escribió él porque yo no he trabajado de camarera en la vida y no sabría ni qué poner). Como el amor es ciego, puso que tengo “buena presencia”, y ahí empecé a recibir las ofertas más variopintas y absurdas del mundo. La última, la de un tipo al que le pone hacer fotos a los pies. Como te lo digo. Y es el segundo que me lo pide.

Total, que yo dije que no, porque además mis pies son bastante feos y no huelen precisamente a rosas, pero mi señor marido dice que por qué no, que es un trabajo fácil y que además seguro que me echo unas risas. ¿Cuál crees que es la posibilidad de que el tipo no sea un psicópata? Firmado,

Cenicienta

Querida Cenicienta:

Tu marido tiene más razón que un santo: es un trabajo fácil y seguro que os echáis unas buenas risas. Además, este buen hombre que te pide fotos solo quiere ver tus pies, no necesita ver nada más de ti, así que haced lo siguiente:

Coges las pezuñas de tu marido, les quitas los pelos, le pintas margaritas en sus preciosas uñas de macho alfa-centauri, hacéis un par de buenas y seductoras fotos y se las mandáis al buen señor que le pide fotos guarras a una chica que busca trabajo de camarera.

pies cactus

Si os paga por adelantado, podéis saltaros el paso de depilar las pezuñas.

Espero haberte ayudado.

Un abrazo,

Jess.

PD: Respondiendo a tu pregunta: ninguna. Ninguna posibilidad.

Transparencia 200x200

No olvidéis que podéis enviarme vuestras consultas a mi página de facebook, al email hablamebajitomama@gmail.com o rellenar el formulario de contacto de esta web. Prometo intentar quitarle hierro a vuestra vida 🙂

Imagen destacada: Ana Hevia

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: mi hijo y su primo se pelean y mi cuñada no entra en razón”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta angustiada nuestra amiga Marivane:

Querida Jess:

Tengo una cuñada con la que siempre me he llevado de maravilla. Nuestros hijos se llevan dos años y siempre se han llevado muy bien, pero este curso han empezado a ir al mismo cole y llevan desde entonces peleándose.

Mi cuñada no atiende a razones, dice que siempre es mi hijo el que provoca y pega (a mí mi hijo me dice que es su primo el que lo hace), y tenemos un ambiente de mucha tensión. Nos pasamos el día discutiendo por WhatsApp y no hay forma de aclarar esto.

Ahora van a cambiar a su hijo a un colegio privado, y el niño le está diciendo a todo el mundo que lo cambian de colegio porque su primo le pega.

Llegado este punto… ¿Qué hago? ¿Le escribo a mi cuñada a buenas, a malas o paso del tema y voy dejando que se colme el vaso?

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: mi hijo me ha dado el disgusto de mi vida”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nos cuenta, angustiadísima, Sidrera desolada:

Querida Jess:

Soy asturiana y, aunque vivimos en Houston, mi hijo es gijonés y pasó aquí 6 años de su vida. Ahora que es más mayor, estamos aquí de vacaciones y como este año la sidra está muy buena le di un mini culín para que la probase.

Resulta que no le gusta, imagina mi disgusto, siento que he fracasado como asturiana y como madre. Necesito tu consejo, no veo cómo ayudarle y me duele en el alma verlo así. ¿Qué puedo hacer para que vaya por el buen camino?.

Sidrera desolada

Mi querida Sidrera, el panorama que me dibujas es desolador. He necesitado leer tu mensaje tres veces, respirar hondo, tomarme la tarde libre para coger distancia y llorar por vosotros.

Para tu hijo es tarde: si con su edad no le gusta la sidra ya no hay nada que hacer. Mándalo a Noruega, dile que va de Erasmus y que vaya a palear nieve a los fiordos. Tal vez allí puedan hacer de él alguien útil para la sociedad pero, si te soy sincera, yo no albergaría para él grandes esperanzas, salvo que, con suerte, cuando vuelva tenga una ruda y poblada barba noruega y pueda pasar el resto de su vida enseñando a la gente cómo se la peina en Instagram.

barba

En cuanto a ti, Sidrera, huye. Huye lejos y no mires atrás. No comentes tu tragedia con nadie: las autoridades están a la que salta y no te dejarían salir del aeropuerto. Lo que has hecho con tu hijo no tiene perdón… Ve a México y empieza una nueva vida. No te molestes en crear una nueva familia: vista tu experiencia como madre capaz eres de criar un niño al que no le gusten los tacos.

Busca un buen convento cristiano, y pasa en clausura el resto de tus días.

Que Dios te perdone, porque yo no puedo.

Un abrazo,

Jess

Transparencia 200x200

No olvidéis que podéis enviarme vuestras consultas a mi página de facebook, al email hablamebajitomama@gmail.com o rellenar el formulario de contacto de esta web. Prometo intentar quitarle hierro a vuestra vida 🙂

Imagen destacada: Ana Hevia

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Relatos

De cuando me fui sola a Alemania para lanzarle unas bragas a Johnny Depp

hollywood vampires

La amiga Coral Gómez, que por otro lao se pasa la mitad de su existencia troleándome en la página (porque la tengo contratada a media jornada como hater), quiere compartir con el mundo el mejor viaje de su vida: cuando se fue de solanas hasta Alemania a un concierto de los Hollywood Vampires, el grupo de rock de Johnny Depp, con la única intención de tirarle su ropa interior a Depp a la cara.

En sus palabras, esto nos cuenta:

Hace un año que mis bragas se quedaron en algún rincón de Mönchengladbach.

En serio, fue una puta locura de viaje. Mi vuelo se retrasó una hora y llegué a Düsseldorf a las dos de la mañana. Estaba acojonada, las 12 y pico de la noche, el aeropuerto vacío, yo sin saber cómo coño iba a llegar al hotel porque aquí la menda había ya reservado un taxi con antelación para ir del aeropuerto al hotel (ole tu chichi!) pero no lo había reservado en el aeropuerto que tocaba (tú eres tonta chica)

Suerte que pregunté a una señora para compartir taxi (una hora de viaje encima). Suerte que me dijo: Ahí tienes un bus que te lleva hasta Düsseldorf. La familia por whatsapp “Todo bien? Ya llegaste?”… “Sí sí, tranquilos” Yo, en realidad, acojonada y diciéndome a mí misma lo estúpida que era por creer que era una buena idea y super mega diver irme por mi cuenta a otro país para un puto concierto. Estúpida Coral. 10 minutos en Alemania y ya me estaba arrepintiendo.

Por suerte llegué a Düsseldorf, cogí un taxi, llegué al hotel. Dormí 6 horas, buffet en el desayuno, me puse las botas para no tener que comer en mucho tiempo y me hice dos sándwiches pa aguantar todo el día, cogí un tren a Münster para estar un par de días con Freya. Y después rumbo a Mönchengladbach. Dos horas de tren.

Después de 7 meses de espera, había llegado el día.

Llego a mi airbnb, majísima ella, con no sé cuántos galgos adoptados (dos o tres de España) que por cierto la tengo aquí agregada (holiiiii Sylvia!), dejo mis cosas, me preparo, me mentalizo. Cargo el móvil a tope. Cargo la batería externa a tope. No veo que haya buses que me dejen donde el concierto (ni veo carteles por la ciudad anunciando el concierto y me empieza a entrar el paniquito pensando que me he equivocado de ciudad o de fecha o de planeta)

Busco en google maps: 7 km de paseo. Casi na. Bueno, tienes tiempo de sobra. A mitad del camino se pone a llover. Casi na. Que además no creáis que fue un paseíto por la ciudad, no no. Después de salir del centro de la ciudad pasé por la Tierra Media y girando a la derecha después de Narnia llego al estadio de fútbol donde es el concierto. Casi na. Total, tengo que dejar la mochila, con mi cámara y mi sujetador que había preparado explícitamente para tirárselo en toda la cara a Manostijeras.

Llego y me pongo casi en primerísima fila, a la izquierda, porque había visto vídeos y él siempre toca en ese lado del escenario. Si es que cuando quiero no se me escapa na. Una hora de concierto con los teloneros (ni puta idea del nombre) que se me hace eterna.

20:00 de la noche. Luces p’aquí y p’allá, una voz de ultratumba anunciando su llegada. Aparece Alice Cooper. Gritos y aplausos. Aparece Joe perry. Gritos y aplausos. Lo que para mí después fueron 24 horas a lo mejor fueron 24 segundos. Aparece Johnny Depp, saluda y sonríe de oreja a oreja.

Coral grita, aplaude (con la chirla me imagino porque las manos las tenía en el móvil) y llora como la subnormal profunda que es. Desde los 13 años viéndolo en el cine. 12 años más tarde lo tengo delante de mis narices y sigo sin creérmelo.

The show must go on. Me pongo a hacer fotos y vídeos y Johnny chupa más cámara conmigo que en toda su carrera con Tim Burton. Venga va, una fotina así rápido a Alice Cooper que está haciendo el mono con el bastón que se trae… PERO CORRE DESGRACIÁ, QUE JOHNNY SE ACABA DE RASCAR LA OREJA, NO TE LO PUEDES PERDER, GRÁBALO!!

En no sé qué punto del concierto, me quedo sin espacio en el móvil. Total que… Galería > Seleccionar X elementos > Borrar. Pim pam. Sin mirar. Sin miedo. A tomar por cleta la biciculo.

Inciso: Acompañadme amigos míos en esta triste historia. Día del concierto: 14 de junio de 2018, Coral se vuelve loca haciendo fotos. 3 meses más tarde, a Coral se le cae el móvil al váter. Ya os imagináis a donde quiero ir a parar. Lo único que me queda es lo que subí a Facebook. Casi na.

Total, que en una hora y media o así de concierto me dio tiempo a llorar, gritar, cantar y alucinar en bucle, con cara de haber visto un unicornio. El concierto se acaba. Ni me llevé una púa, ni le tiré el sujetador, ni hice una foto en condiciones para poder empapelar toda mi casa. Y aún con todo, el viaje, los miedos y los imprevistos, fue la puta mejor experiencia de mi vida. No cambiaría nada de lo que me pasó (excepto, claro está, lo de las PUTAS fotos).

Una experiencia y un viaje que se queda grabada en mi piel. Ya no sólo por el concierto, si no por todo el viaje en sí, desde que me monté en el avión, todo lo hice yo, todo por mi cuenta, unas veces sin ayuda, otras preguntando a mi amiga o a esos alemanes tan majetes. En una semana me di cuenta de que (si quiero, claro) no soy tan puto inútil como me creía. Cambié mi visión del mundo, de la vida y de mí misma. 25 añitos tenía. Never is too late. Aún me llena de orgullo y satisfacción recordar que no me equivoqué ni una vez de tren y transbordo, de los tantos que hice esa semana (pero te equivocaste de aeropuerto al reservar taxi) (cállate) (no, cállate tú)

Y después de un año, me he acordado mil veces de aquel momento. Y tengo a Johnny de fondo de pantalla y cuando me preguntan por la foto, contesto orgullosa: La hice yo. Lo vi en persona. Y se me hincha el pechamen. Y a la semana de volver del concierto, me puse una peli suya (creo que fue A quién ama Gilbert Grape) y pensé: Te he visto. He estado ahí por ti, aunque tú no lo sepas. Y si ya antes me gustaba ver sus pelis, simplemente por el hecho de que salía él, ahora ya ni os cuento.

Y aquí estoy, esperando a que se me aparezca otra oportunidad. Y si puede ser con mil anécdotas e historias imposibles, mejor. Si no, qué gracia tiene?

Sin miedo. El mío camín 🛤💜🍃

Transparencia 200x200

Foto destacada: Coral Gómez. Los Hollywood Vampires en Mönchengladbach, 2018.

No olvidéis que podéis enviarme vuestras historias de viaje a mi página de facebook, al email hablamebajitomama@gmail.com o rellenar el formulario de contacto de esta web. Yo escribiré una narración para compartirla con la clase, y así nos reímos todos 🙂

¡Gracias por compartir!

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+
Artículos

“Querida Jess: mis compañeras y yo nos llevamos muy bien y a mi jefe no le gusta”

JESSICA GOMEZ-RETRATOS (19)

Nuestra amiga Nada japi raitnau nos cuenta esta semana:

Querida Jess:

Tu consultorio ha llegado en un momento crucial en mi vida. Resulta que en el trabajo somos 5 “apañeras” y un jefe. Entre nosotras somos muy de abrazos y mensajes positivos. Pues bien, resulta que como yo voy solo algunos días de refuerzo les dejo “notitas” con mensajes y dibujos para que los vean al día siguiente, y empiecen con alegría… El problema es que el jefe dice que eso en el trabajo no se hace, y claro, me mina la moral… El otro día medio escondí una nota y él la vio y la estrujó… Dice que no le respeto… Yo creo son dinámicas de grupo pero él no… ¡Una solución quiero!

Leer artículo completo

¡Gracias por compartir!
FacebookTwitterGoogle+